La toma de decisiones

Cuando te centras en cuidar a los demás, o que las decisiones de los otros son más acertadas que las tuyas y te preguntan ¿Y tu qué quieres? ¿Qué te gusta? y no sabes qué responder, solo se te ocurre decir «Lo que tu decidas estará bien» y te llenas y nutres de las decisiones del otro. Un día se te ocurre una idea, la propones y te dicen «Esta no es buena», «no, mejor la mía» así que vuelves a dejar que los otros decidan por ti.

Aunque interiormente tienes un mundo que no sabes describir pero sabes que hay algo, una riqueza, una cualidad un don pero no sabes qué es ni como descubrirlo, como desarrollarlo y vivir desde el.

La frustración crece y crece y piensas , pero ¿es que no me ven? ¿No ven mi riqueza interna? Y siempre esperas que sean los otros que tienes más cerca te reconozcan lo que tu ni conoces. Así no vamos bien.

¿Sabes como hacer que esto cambie? Tomando la decisión más importante de tu vida. Emprender el camino de empezarte a conocer implicándote en tu propio proceso, por que nadie más que tu puede saber realmente quien eres.

¿Y a través de qué? De hacer aquello que más te gusta, aquel proyecto que tienes en mente y no te atreves a realizar, aquello que se te da tan bien, aquello que siempre postergas por que los otros son prioridad. Hacer algo nuevo importante para ti a veces no es fácil, por que no es lo mismo tener la fantasía idealizada de hacer aquello que más te gusta y la realidad donde a veces las cosas no salen como tu quieres o surgen dificultades pero es a través de éstas que vas a descubrir mucho más sobre ti que si no haces nada.

Así que es momento de pasar a la acción.

Dejar un comentario